Abogados que renuncian a ir a juicio

Una nueva corriente se abre paso dentro de el mundo de la abogacía, son los llamados abogados colaborativos que intentan negociar con la parte contraria y si no llegan a un acuerdo, renuncian al cliente comunicándole que no llevará su pleito.

Esta corriente será presentada el 27 de enero dentro de los actos de celebración del patrón de los letrados Sant Raimon de Penyafort, una jornada organizada por el ICAB sobre la práctica del abogado colaborativo como nuevo servicio al ciudadano. Mercè Claramunt, diputada del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona,  espera que después de las conferencias preparadas para ese día se pueda constituir un grupo dentro del ICAB con letrados que tengan esta filosofía que no deja de nacer de «un compromiso» con los clientes.

Según Claramunt, los abogados colaborativos van por una vía diferente a la mediación. Los primeros son una parte del proceso que pretenden conseguir un acuerdo por todos los medios posibles y así se lo trasladan al cliente. Para conseguirlo se rodean de un grupo de profesionales de varios ámbitos -ya sean economistas, notarios o representantes de otras disciplinas- que ofrecen visiones amplias del mismo pleito para obtener este pacto que se busca. La diputada del ICAB destaca también que es fundamental la implicación del cliente en todo este proceso ya que de él depende en buena medida que se alcance el acuerdo final con la otra parte, más cuando pueden ser abogados colaborativos.

«Se tiene que vencer la suspicacia que tienen muchos clientes de que el abogado pretende ganar más dinero pleiteando más», insiste Claramunt que destaca que en muchos casos llegar a un acuerdo tiene «un coste menor para las personas que pleitean, principalmente emocional». Por eso es fundamental la negociación en equipo y la ampliación «de la perspectiva de la defensa» durante el proceso. También destaca que forma parte del compromiso con el cliente dejarle claro desde un principio que si el abogado colaborativo «no alcanza un acuerdo con la otra parte no participará en el juicio por lo que se deberá buscar» otro letrado.

Mientras se espera a la implantación de los colaborativos dentro de la Abogacía, la diputada también recuerda que la mediación es una parte neutra que debe tomar una decisión ante dos partes en conflicto. La semana pasada el ICAB presentó datos de su Centro de Mediación entre 2011, año de su creación, y 2014 que indican que se actúa principalmente en casos dentro del ámbito familiar, como separaciones, divorcios o parejas de hecho.

El año pasado se solicitaron 572 mediaciones en este centro, de las cuales 491 son públicas porque las tramitaron personas con derecho a justicia gratuita y 81 privadas. Un 94% de estas peticiones de mediación pública, estaban relacionadas con temas como pensión alimenticia, guardia y custodia o uso del domicilio familiar. El resto hacen referencia a asuntos civiles como arrendamientos urbanos o temas hereditarios. De las 81 mediaciones privadas 30 fueron sobre temas familiares. 11 de arrendamientos urbanos y el resto repartidos entre conflictos entre vecinos, asuntos de tráfico o temas mercantiles. El ICAB tiene 200 mediadores y su centro recibe una media de 800 peticiones anuales.

Fuente: www.elmundo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>